Presupuestos y estándares: similitudes y diferencias

Los presupuestos y estándares son muy similares y pueden estar interrelacionados. Pero existen diferencias importantes entre ellos. Sin embargo, primero es importante conocer la definición de cada uno de ellos.

Un presupuesto es un plan monetario y certificado para un tiempo futuro. Las personas que se encargan de lograr que se cumpla el plan presupuestario de un corporativo, son los gerentes. Las labores fundamentales de los presupuestos están en las actividades de comunicación dentro de una organización.

Un estándar es un objetivo de cantidad y cuidadosamente predeterminado. También es un punto de partida para estimar una misma cosa y se puede lograr en ciertas condiciones.

Similitudes de los presupuestos y estándares

  • Implican mirar hacia el futuro y pronosticar lo que sucederá. Esto lo logran, mediante un cierto conjunto de circunstancias.
  • Ambos se utilizan con fines de regular. Luego de una estimación, ayuda a establecer objetivos o gastos financieros que se comparan con los presupuestos.
  • Se toman precauciones para corregir las variaciones cuando sea necesario. Un estándar también logra el control mediante la comparación de los verdaderos impáctos con un objetivo predeterminado.
Presupuestos y estándares: similitudes y diferencias
Presupuestos y estándares: similitudes y diferencias

Un ejemplo de la interrelación que tienen, es un valor de producción unitario estándar que puede actuar como base para un presupuesto del valor de producción.

Es decir, el costo unitario se multiplica por el nivel de actividad presupuestaria. Para así llegar al gasto presupuestario en los precios de producción.

Diferencias importantes entre presupuestos y estándares

  1. El presupuesto proporciona los costos agregados totales que son planificados para un centro funcional del valor. Muestra el uso de recursos de la unidad para una sola tarea. Dicho de otra manera, son las horas de trabajo estándar para una sola unidad de producción.
  2. El uso de estándares se limita a situaciones donde se realizan acciones repetitivas. De la misma forma que se puede medir la producción y los presupuestos se pueden preparar para todas las funciones. Incluso donde se puede medir la producción.
  3. Un estándar no necesita representar en términos monetarios. En otras palabras, se puede determinar una tasa estándar de salida para fines administrativos. Pero sin la necesidad de ponerle un valor financiero. Por otro lado, en contraste a un presupuesto, que solamente se representa en términos monetarios.

Ahora que ya conoce para qué sirven los conceptos anteriores. Podrá aplicarlos de manera adecuada a su empresa o a su vida cotidiana. Al aplicarlos conseguirá mantener en equilibrio su economía.